El agua que no vemos

Miércoles 27 septiembre , 2017

Cuando pensamos en “agua”, lo primero que nos viene a la mente es la sustancia líquida, inodora, insípida e incolora, sin la que no vivimos. Podemos permanecer un mes sin comida, pero solo una semana sin agua. La mayor parte de la superficie del planeta está cubierta por enormes extensiones de ella. El agua posibilita toda la vida que existe sobre la tierra.

Antiguamente, la explotación de aguas subterráneas  se hacía con varitas de avellana en forma de “Y”. Así se encontraba el sitio adecuado para perforar un pozo. Hoy se usan métodos geofísicos  que investigan las características del subsuelo de los acuíferos. En superficie utilizan energía eléctrica, ondas sísmicas, campo magnético y gravitacional, relacionados con las propiedades del subsuelo.

Elemento vital

Desde la fauna y flora microscópica hasta las enormes ballenas azules y los seres humanos, necesitamos agua para vivir. Si bien tenemos derecho a su uso, como seres racionales asumimos  la obligación de cuidarla y hacer una buena administración, en forma responsable e inteligente.  Sin embargo, existe un tipo de agua, muy importante también, pero a nivel subterráneo. Es la que se ha impregnado bajo la superficie terrestre. Comprende las corrientes subyacentes y el agua de los poros y grietas de las rocas de la corteza terrestre.

Manantiales y pozos

Manantial es una fuente de agua subterránea que aflora, naturalmente, desde un acuífero. Pozo, es un profundo orificio que se perfora en la tierra para extraer agua, petróleo y gas. En Uruguay existen varios acuíferos destinados a diferentes usos. El Acuífero Guaraní es una reserva de agua ubicada en el continente Sudamericano. Abarca un área total de 1.400.000 kilómetros cuadrados, y se ubica debajo de cuatro países: Argentina (225.000 km2), Brasil (840.000 km2) Paraguay (71.700 km2) y Uruguay (58.500 km2). Abastece a un total de 15 millones de personas y planes de desarrollo agrícola e industrial, de forma continuada

MÁS SOBRE EL AGUA:

EL AGUA

CICLO DEL AGUA