La carne y sus propiedades

Miércoles 27 septiembre , 2017

Rica en proteínas y grasas, todos los tipos de carne presentan una composición similar. Lo que realmente la diferencia es la calidad de su grasa. Sin embargo, cuanto más saturada es su grasa, menos saludable resulta.

Los nutricionistas estiman que podemos consumir, como máximo, un filete pequeño de carne al día. En general la población sobrepasa este tope, sobre todo si se tienen en cuenta los  embutidos, que suelen tener niveles grasos superiores a los indicados.

 Fuente de alimento

La carne en nuestra alimentación es una excelente fuente de aminoácidos esenciales y, aunque en menor medida, aporta algunas vitaminas, -como las del grupo b-, y minerales, destacándose el hierro. Sin embargo, existe controversia sobre los efectos negativos en la salud con una dieta demasiado carnívora. Esto se fundamenta en que no contiene fibra, y que en su grasa predominan ácidos grasos insaturados. Por tanto, los profesionales sugieren que un elevado consumo cárnico puede asociarse a padecimientos cardiovasculares, hipertensión e incluso con algunos tipos de cáncer.

Distintos tipos de carne

Ovina y caprina, tienen la grasa más saturada y se aconseja consumirlas de forma ocasional y con moderación. Porcina, en el músculo de la carne de cerdo hay una proporción de ácido graso oleico, –igual al que predomina en el aceite de oliva–, cerca del 60%. Además, el contenido de colesterol de la carne porcina, 69 a 72 mg por cada 100gr de carne, es muy similar al de la carne de pollo, 69 mg por cada 100 gr y ligeramente superior al de la carne de ternera, 59 a 65 mg por cada 100 gr. aves, pollo, la cantidad de grasa en el músculo aviar es muy baja, lo que nos confirma que su carne es una especie de concentrado proteico.

Hamburguesa

hamburguesa

La comida rápida, en general, no goza de buena fama, más si nos proponemos hacer una dieta saludable. sin embargo, si te gustan las hamburguesas, ¿qué tal si pruebas hacerlas caseras? de esta forma podrás elegir carne de calidad en comercios y usar ingredientes que combinen con tus hábitos de salud, como aceite de oliva, mayonesa light –en poca cantidad-, salsa de tomate casera y pan integral, especial para estos casos. Seguro que en poco rato tendrás un exquisito plato y habrás ganado en salud ¡y diversión!

Milanesas

MILANESA

Es un plato muy tradicional que se come en cualquier casa, al menos una vez a la semana y son las predilectas de grandes y chicos. Sin embargo, si cuidamos nuestra salud, debemos ocuparnos de cómo las preparamos. La milanesa tradicional se fríe en aceite, inconveniente para los que se cuidan. Una buena opción, para no privarse de esta delicia y cuidarnos, es cocinarlas al horno. También las podemos combinar a la napolitana con ricos y sanos aderezos. ¡Verás que quedarán sabrosas y nutritivas!

LEE TAMBIÉN: ALIMENTACIÓN – NUTRICIÓN