El Congreso de Abril

Domingo 24 julio , 2016

El 5 de abril de 1813 se realizó el Congreso de Abril en Montevideo, en la zona de Tres Cruces. Allí se reunieron los representantes del pueblo Oriental ante la presencia de José Gervasio Artigas, elegido Jefe de los Orientales unos años antes.

Ante la convocatoria para formar una Asamblea General constituyente en buenos Aires, Artigas decidió convocar A un congreso donde se reunieron los representantes del pueblo oriental para decidir sobre el futuro de la Revolución.

La Asamblea General Constituyente

Con el desarrollo de la revolución en la región platense, en octubre de 1812 se instaló en la ex capital virreinal el Segundo Triunvirato. Rápidamente llamó a conformar una Asamblea General Constituyente y pidió a las provincias que enviaran sus representantes.

Por su parte, la situación de la Banda Oriental era bastante compleja y el conflicto  entre Artigas y Sarratea complicaba una rápida elección de los representantes. Mientras tanto la Asamblea comenzó a sesionar el 31 de enero de 1813 y solicitó a los pueblos ser reconocida como la autoridad legítima y soberana. Artigas pospuso el reconocimiento y convocó al pueblo oriental a asistir a un congreso para tomar una decisión.

El Congreso de Abril

Según la convocatoria de Artigas, los vecinos de cada jurisdicción debían elegir diputados para que los representaran en el Congreso. Éste se reunió el 5 de abril de 1813 en la Quinta de cavia, en el paraje de las Tres Cruces donde se había instalado el cuartel General artiguista durante el segundo sitio a Montevideo.

La palabra de Artigas

En el discurso de apertura realizado por el Jefe de los Orientales se explicaba el por qué de la reunión haciendo continua referencia al principio de delegación de la soberanía. Artigas reconoció que su autoridad provenía de la decisión de los pueblos y que al estar nuevamente reunidos debían reasumir su soberanía. A continuación aconsejó a los presentes reconocer a la Asamblea por pacto y no por obediencia, debido a que aquél permitía poner condiciones a la integración.

La oración inaugural es uno de los documentos más importantes del período debido a que nos permite profundizar sobre el pensamiento artiguista.

La Oración Inaugural

➜ “Ciudadanos: el resultado de la campaña pasada me puso al frente de vosotros por el voto sagrado de vuestra voluntad general. Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa por vuestra presencia soberana”.

➜ “la  Asamblea tantas veces anunciada empezó ya sus sesiones en Buenos Aires. Su reconocimiento nos ha sido ordenado. Resolver sobre este particular ha dado motivo a esta congregación, porque yo ofendería altamente vuestro carácter y el mío, vulneraría enormemente vuestros derechos sagrados si pasase a decidir por mí una materia reservada sólo a vosotros”.

➜ “ciudadanos: los pueblos deben ser libres. Ese carácter debe ser su único objeto, y formar el motivo de su celo”.

➜ “si somos libres, si no queréis deshonrar vuestros afanes cuasi divinos y si respetáis la memoria de vuestros sacrificios, examinad si debéis reconocer la Asamblea por obedecimiento o por pacto. No hay un solo motivo de conveniencia para el primer caso que no sea contrastable en el segundo, y al fin reportaréis la ventaja de haberlo conciliado todo con vuestra libertad inviolable”.

LEE TAMBIÉN:

LAS INSTRUCCIONES DEL AÑO XIII