El Éxodo del Pueblo Oriental

Miércoles 20 julio , 2016

Las tropas Orientales decidieron sitiar la ciudad de Montevideo exigiendo que Elío y sus seguidores fueran expulsados. Sin embargo, el gobierno fiel a España negoció con Buenos Aires y firmó un armisticio en octubre de 1811.

A raíz del acuerdo, los Orientales tuvieron que retirar sus tropas y abandonar la Banda Oriental.

La gente de la campaña que apoyaba la revolución decidió acompañar al ejército.

La partida y el camino recorrido por los Orientales son conocidos como el Éxodo, la “Redota” o la “Patria Peregrina”. Se hace referencia a la emigración del pueblo siguiendo a Artigas y a su ejército.

Con la firma del armisticio de octubre, los orientales se sintieron defraudados por Buenos Aires. Ellos habían decidido seguir con el Sitio por sí mismos pero la capital porteña se los negó y les obligó a salir del territorio.

 

El Armisticio de octubre

Luego de la Batalla de Las Piedras, los Orientales comenzaron a sitiar Montevideo esperando las tropas porteñas al mando de Rondeau. La ciudad quedó desabastecida de los productos que venían desde el campo.

Por esta razón, Elío buscó una solución y pidió ayuda a los portugueses para que retiraran las tropas sitiadoras. Buenos Aires vio en la intervención lusitana el peligro

de perder el territorio de la Banda Oriental, por lo que entró en negociaciones con el Virrey. En octubre de 1811 se firmó un armisticio que establecía que se debía terminar con el Sitio de Montevideo y que los portugueses debían retirarse.

 

Las Asambleas Orientales

Cuando los Orientales conocieron las negociaciones entre Buenos Aires y Montevideo,

decidieron realizar una reunión con los representantes porteños para conocer la  situación. Los Orientales querían seguir con el Sitio, pero Artigas, siguiendo su disciplina militar, decidió acatar las órdenes del gobierno bonaerense. Se retiró, pero se negó a participar del acuerdo.

 

Rumbo al Ayuí

Las tropas de Artigas debían abandonar el territorio. El 12 de octubre de 1811 levantaron el Sitio y recién llegaron al río Uruguay, en Salto, el 10 de diciembre. Si bien este era el paso más angosto del río, fue muy peligroso debido a que debían cruzarlo a pie. La caravana estaba conformada por carretas y animales que también debieron ser trasladados al otro lado. Los que pudieron pasar se instalaron en las costas del Arroyo Ayuí.

= Según lo que establecía el acuerdo, las personas que habían  participado en el movimiento revolucionario en contra de Montevideo no serían juzgadas. Sin Embargo, los orientales decidieron retirarse junto a su ejército para estar más seguros.

exodo

Abandonar el territorio

Según lo establecido en el armisticio, los Orientales que se quedaran en el territorio no serían juzgados por las acciones revolucionarias. Sin embargo, estos decidieron marchar con el ejército que debía salir de la Banda Oriental.

 

El pueblo Oriental acompaña a Artigas

“Cada día miro con admiración, sus rasgos singulares de heroicidad y constancia: unos quemando sus casas y los muebles que no podían conducir; otros caminando leguas a pie por falta de auxilios o por haber consumido sus cabalgaduras en el servicio; mujeres ancianas, viejos decrépitos, párvulos inocentes acompañan esta marcha, manifestando todos la mayor energía y resignación en medio de todas las

privaciones.” Carta de Artigas a la junta gubernativa del Paraguay (diciembre de 1811).

 

La “Redota”

Los paisanos de la época llamaron a este traslado la “redota”, haciendo referencia al sentimiento que inundaba a los orientales al no haberse tenido en cuenta su opinión.

Hombres y mujeres, niños y ancianos acompañaron al ejército de Artigas en su retirada. Sin importar la situación social o  económica en la que se encontraban, abandonaron todo lo que no podían trasladar.

La gran cantidad de personas que formó la caravana retrasó el paso de los militares, pero el jefe de los orientales no estaba dispuesto a  dejar a nadie atrás.