Primeras presidencias

Miércoles 12 Septiembre , 2018

 

Mientras la Asamblea Constituyente discutía el texto de la que iba a ser la primera Constitución, la política giraba alrededor de la rivalidad de Lavalleja y Rivera y la de sus seguidores.

¿Sabías que, suponían que el Gobernador Rondeau iba a lograr un trato equilibrado y medido entre ambos? En los hechos esto favoreció a Rivera. Fue designado jefe del Ejército y luego ministro.

Crearon una Comandancia General de la Campaña, nombraron a Rivera para el cargo mayor. Mientras tanto, Lavalleja ejercía en el Comando del Ejército.

 

Rivera presidente

Luego de aprobada y jurada la Constitución el 18 de julio de 1830 y aceptada por Argentina y Brasil, según pedía la Convención Preliminar de Paz, el primer domingo de agosto de ese año fueron las primeras elecciones de autoridades.

¿Sabías que, adelantaron tres meses la fecha? La Constitución la marcaba para el primer domingo de noviembre.

Se votó en público y a viva voz. No hubo partidos políticos ni listas. Los candidatos a diputado debían tener una renta mínima de $4.000, de $10.000 para senador.

Eligieron 9 senadores, 1 por departamento. Los diputados eran proporcionales a la población de cada departamento, pero por no tener censo dieron 5 a Montevideo, 4 a Maldonado, 3 a Canelones, San José, Colonia, Soriano y Paysandú y 2 a Durazno y Cerro Largo.

Rivalidades

Fue visible la competencia entre Lavalleja y Rivera, se basaban cómo apoyar a sus caudillos.  A Rivera lo afirmó Montevideo y a Lavalleja fueron Oribe y sus compañeros de la Cruzada de 1825, aunque resultó derrotado.

La Asamblea General nombró a Rivera como primer presidente de la República, tuvo 27 votos contra 5 para Lavalleja. Asumió la presidencia el 6 de noviembre de 1830.

¿Sabías que, para Lavalleja esto fue una injusticia en su contra? Él opacó la autoridad de Rivera siempre que pudo.

Puntos a favor     

Rivera era el caudillo más popular del país, hábil jinete y mejor “baqueano”, según la gente de campo. También lo apreciaban y seguían grupos más selectos de la sociedad cultural urbana.

Si bien su carrera militar y política tuvo idas y venidas, lo del “abrazo del Monzón”, la Cruzada Libertadora de 1825 y su gran victoria de Rincón, lo favoreció. Comenzaba el nacimiento de Uruguay como país independiente.

¿Sabías que, a Rivera lo llamaban don Frutos? Se sentía mejor con los de campaña que con los de ciudad. Vivió gran parte de su mandato en su casa de Durazno. Su presidencia terminó en octubre de 1834, fue Comandante General de la Campaña.

Segunda Presidencia   

Manuel Oribe asumió en marzo de 1835 y cumplió, al pie de la letra, con la Constitución. Desde su cargo en campaña Rivera lo atacó, siempre. Por eso Oribe anuló su designación de Comandante General de la Campaña.

¿Sabías que, fueron tiempos muy tensos entre ellos? Tanto que Oribe abandonó su cargo, sin terminar su mandato, en 1838.

En 1836 en la Batalla de Carpintería los que lo apoyaban al gobierno de Oribe usaron un distintivo blanco y sus contrarios lucieron divisa colorada.

¿Sabías que, esto se marca como el nacimiento de las divisas blanca y colorada? Colores que identifican a los partidos políticos tradicionales, hasta hoy.

Consecuencias

Por las luchas armadas morían animales en los campos y la Economía del país se perjudicó. La agricultura era insuficiente, la industria casi no existía, hubo poca inversión y mano de obra.

No circulaba dinero de acá, usaban monedas de cobre brasileñas y billetes argentinos, desvalorizados. El trabajo artesano no cubría el consumo local.

¿Sabías que, hubo déficit comercial? Se importaba más de lo que se exportaba.

Dificultades

Una misma tierra podía tener varios dueños, se avivó litigio entre propietarios y terratenientes, que venían desde la Colonia. Los arruinados buscaban apoyo en los caudillos.

Independencia y sentirse como nación fue relativo. No nos reconocían como tales. Hubo luchas internas, disputas en el Parlamento que llevaron a enfrentamientos armados.

¿Sabías que, los grandes altercados los protagonizaban los caudillos? Rivera y Lavalleja primero, Rivera y Oribe después.

Buscan salidas

Si Europa reconocía al nuevo Estado les podía prestar dinero. Negociarían con Brasil y Argentina un tratado para certificar la independencia Oriental y límites territoriales.

Se oficializó la religión católica para separarse del obispo de Buenos Aires. En 1832 el papa Gregorio XVI nombró Vicario Apostólico de la República a Dámaso Antonio Larrañaga, con potestades de obispo.