La Declaratoria de la Independencia del 25 de agosto de 1825

Viernes 18 agosto , 2017

El 25 de agosto de 1825 la Sala de Representantes reunida en la Florida,  proclamó la Declaratoria de la Independencia de la Provincia Oriental de todo poder extranjero y la unión a las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Recordemos que nuestro territorio estaba bajo el dominio luso-brasileño, bajo la denominación de “Provincia Cisplatina”.

Poco después del Desembarco de los Treinta y Tres Orientales o Cruzada Libertadora,  producido el alzamiento de la campaña de la Banda Oriental, Lavalleja constituyó un Gobierno Provisorio de la Provincia Oriental  y convocó a los Cabildos a nombrar sus representantes. El objetivo: reunirse para declarar la Independencia. Así lo hicieron reunidos en la Villa de San Fernando de la Florida.

 

Ocupación portuguesa

Para comprender los hechos ocurridos en 1825 debemos conocer la situación de la antigua Provincia oriental. Hacia 1816 los portugueses aprovecharon el contexto que se vivía en la campaña oriental y decidieron ocupar el territorio que desde hacía años deseaban poseer.

La justificación que dieron para esta acción fue contener el avance del artiguismo y controlar el movimiento revolucionario debido a que corrían peligro de que sus ideas se expandieran hacia las regiones más al sur.

Siguiendo este pretexto las tropas portuguesas al mando del general Lecor se adueñaron de la Provincia Oriental y formaron parte de la derrota del artiguismo en 1820.

 

La Provincia Cisplatina

La invasión portuguesa fue bien recibida por algunos montevideanos de la clase alta debido a que creían que la revolución oriental se había salido de control: estaba arruinando la campaña y no les permitía tener el dominio debido a la importancia que había asumido artigas. La ocupación portuguesa se convirtió en legal cuando el rey lusitano proclamó la organización de un congreso en donde los propios orientales debieron decidir sobre su futuro.

El congreso cisplatino sostuvo que lo más viable para la Provincia era unirse al reino de Portugal, Brasil y Algarve. Así es que pasó a formar parte del imperio vecino con el nombre de Provincia Cisplatina.

 

La Cruzada Libertadora

El dominio portugués no fue aceptado por todos los orientales y algunos decidieron

organizar un movimiento revolucionario para liberarse de los ocupantes.

Desde Buenos aires partió un grupo de hombres armados que desembarcó en la Playa de la Agraciada el 19 de abril de 1825. Fueron liderados por Juan Antonio

Lavalleja.

Una vez en territorio oriental se les unieron todas aquellas personas que estaban desconformes con el gobierno brasileño.

 

Los Representantes Orientales

El 20 de agosto de 1825 se instaló la sala de representantes de la Provincia con los miembros elegidos por los pueblos que recibieron el pedido oriental. Dos días después Lavalleja fue nombrado gobernador general.

 

En Florida

Desde soriano los orientales avanzaron hasta Montevideo en donde se encontraba el centro del poder enemigo. Los revolucionarios dejaron una fuerza sitiadora en las afueras de la ciudad al mando de Manuel Oribe y las demás tropas  se instalaron en la villa de Florida. Desde allí se convocó a los cabildos de la campaña para que enviaran representantes para instalar un gobierno Provisorio. Lavalleja fue designado como Brigadier General y Comandante en Jefe del Ejército.

Las diferentes interpretaciones que se han dado hacen que algunos Historiadores pongan mayor énfasis sobre la Ley de Independencia. Otros Señalan la importancia de la voluntad de los orientales en establecer una unión con las demás provincias de la región.

 

LEY DE INDEPENDENCIA:

 

  1. [se] declara írritos, nulos, disueltos y de ningún valor para siempre todos los actos de incorporación, reconocimientos, aclamaciones y juramentos, arrancados a los pueblos de la Provincia Oriental por la violencia de la fuerza, unida a la perfidia de los intrusos poderes de Portugal y el Brasil.”
  2. Se declara de hecho y de derecho, libre e independiente del rey de Portugal, del emperador del Brasil, y de cualquiera otro del universo, y con amplio poder para darse las formas que, en uso y ejercicio de su soberanía, estime conveniente.”

 

LEY DE UNIÓN:

 

“queda la Provincia Oriental del Río de la Plata unida a las demás de este nombre en el territorio de sud américa, por ser libre y espontánea voluntad de los pueblos que la componen, manifestada con testimonios irrefragables y esfuerzos heroicos desde el

primer período de la regeneración política de dichas provincias.”

 

LEY DE PABELLÓN:

 

“siendo una consecuencia necesaria al rango de la independencia y libertad que ha recobrado de hecho y de derecho la Provincia oriental, fijar el pabellón que debe señalar su ejército y flamear en los pueblos de su territorio, se declara por tal el que tiene admitido, compuesto de tres fajas horizontales, celeste, blanca y punzó, por ahora y hasta tanto que incorporados los diputados de esta provincia a la soberanía nacional se enarbole el reconocido por el de las Provincias Unidas del Río de la Plata a que pertenece.”

Las Leyes del 25

 

La proclamación de estas tres leyes fue de gran significación para la historia nacional.

La primera de ellas disolvía totalmente la alianza con los invasores y proclamaba su independencia. (LEY DE INDEPENDENCIA)

La segunda apuntaba a la unión de las Provincias Unidas del Río de la Plata. (LEY DE UNIÓN)

Según la última se creaba un pabellón como símbolo representativo del territorio, que se utilizaría hasta el día que se estableciera uno que distinguiera la unión de las Provincias. (LEY DEL PABELLÓN)