La Revolución Francesa

Jueves 26 noviembre , 2015

La Revolución que se dio en Francia a fines del siglo XVIII se originó a través del cuestionamiento hacia el Antiguo Régimen y el descontento social. Se señala como inicio el 14 de julio de 1789, día en el que los revolucionarios tomaron la cárcel de la Bastilla, símbolo de la monarquía francesa. Ese mismo año se proclamaron los Derechos del Hombre y el Ciudadano, y se expandieron los principios de LibertadIgualdad y Fraternidad.

Este Mapa conceptual te ayudará a entender mejor:

revolucion-francesa_mapa

 

Causas de la Revolución

La situación en la que estaba Francia a mediados del siglo VVIII explica en parte el estallido de la revolución.

Fueron varias y diversas las causas que desataron el proceso revolucionario y provocaron la caída del reinado de Luis XVI

Francia en el siglo XVIII

La sociedad francesa estaba dividida en tres estamentos: el clero, la nobleza y el tercer estado. Los dos primeros eran los grupos privilegiados debido a que se relacionaban con el rey y no pagaban impuestos.

El tercer estado estaba formado por artesanos, campesinos, burgueses, y sobre ellos recaía la carga financiera.

Asamblea Constituyente

El rey reunió a los representantes de todos los estamentos para decidir sobre los impuestos. Sin embargo, los burgueses, al ver limitada su acción, transformaron la reunión en una Asamblea que tendría como principal función crear una Constitución. Mientras tanto, en París, el pueblo apoyó esta decisión tomando la Bastilla, cárcel que se había convertido en el símbolo de la monarquía.

Esto ocurrió en julio de 1789.

Los Derechos del Hombre y del Ciudadano

En esta Asamblea se redactaron los Derechos del Hombre y el Ciudadano, que proclamaban los derechos fundamentales de todos los individuos. Todos los hombres franceses eran iguales y por tanto no podían ser juzgados por su linaje y /o riqueza.

Aquí también se proclamaron los principios que serían defendidos durante todo el proceso: Libertad, Fraternidad e Igualdad.

El período del terror

Una de las etapas más duras fue la instalación de la Convención Jacobina, cuando los radicales asumieron el gobierno. Bajo el liderazgo de Robespierre todos aquellos que estaban contra el proceso revolucionario fueron condenados a la guillotina, incluyendo a los reyes.

Una nueva etapa

Cuando los moderados tomaron el poder permitieron que un destacado jefe del Ejército comenzara a tomar importancia en el gobierno. Así se instaló un Consulado cuya figura principal fue Napoleón Bonaparte.