La Revolución Oriental

Miércoles 20 julio , 2016

En 1811 comenzó uno de los procesos históricos más importantes de nuestra región. A raíz de la ausencia del rey de España, las colonias americanas comenzaron a discutir sobre la  posibilidad de tomar sus propias decisiones para gobernarse.

Los Orientales lucharon para defender su soberanía y eligieron a José Artigas como su jefe militar y político.

** El Grito de Asencio dio comienzo a la Revolución en el territorio Oriental.

La Revolución

La Revolución Oriental implicó uno de los cambios fundamentales para la región del Río de la Plata. Una revolución significa por definición el cuestionamiento de todas las jerarquías.

Los participantes del movimiento buscaron romper los lazos que los unían con la metrópolis y defender su soberanía.

El inicio: 1811

El año 1811 dio inicio al proceso revolucionario en la Banda Oriental debido a que se instaló el descontento por el gobierno de origen español de Montevideo. El 28 de febrero algunos hombres ubicados cerca del arroyo Asencio en Soriano se levantaron en contra del poder peninsular y decidieron aliarse con la Junta Porteña.

En abril de ese mismo año se unió a los revolucionarios  José Artigas, un militar que hasta ese momento había formado parte de las tropas españolas. Bajo su liderazgo los orientales lograron la primera victoria en la Batalla de las piedras el 18 de mayo.

A partir de allí comenzaron a sitiar Montevideo hasta que Elío acordó un armisticio con Buenos aires. Las tropas y el pueblo oriental al sentirse traicionados decidieron partir y en las asambleas realizadas en setiembre y octubre proclamaron a artigas como su jefe.

= LA REVOLUCIÓN ORIENTAL DIO COMIENZO AL PROCESO INDEPENDENTISTA EN NUESTRO PAÍS. BAJO EL LIDERAZGO DE ARTIGAS, LOS ORIENTALES DECIDIERON DEFENDER SU AUTONOMÍA Y LUCHAR POR LA SOBERANÍA DE LOS PUEBLOS.

= ARTIGAS FORMÓ PARTE DEL CUERPO DE BLANDENGUES HASTA QUE DECIDIÓ UNIRSE A LOS REVOLUCIONARIOS EN ABRIL DE 1811.

=DESDE MERCEDES REALIZÓ UNA PROCLAMA ALENTANDO AL PUEBLO ORIENTAL A UNIRSE A LA CAUSA.

El pensamiento artiguista

Los principios defendidos por artigas fueron los que se levantaron como principal estandarte durante la revolución.

Sus primeras definiciones aparecen plasmadas en el año 1813 en dos documentos fundamentales: la oración inaugural del congreso de tres cruces y las instrucciones  del año XIII otorgadas a los representantes orientales para participar en la asamblea porteña. Las ideas principales hacen referencia a la independencia, la libertad, la república, la constitución como garantía de gobierno, la unión de las provincias en una federación y, sobre todo, la defensa de la soberanía de los pueblos.

Diferencias con Buenos Aires

Si bien en un comienzo orientales y porteños lucharon juntos, empezaron a surgir algunas diferencias de pensamiento en relación a cómo debía ser interpretada la revolución. Para los orientales había que defender y garantizar la autonomía de cada provincia, para lo cual veían necesario que la capital de la futura unión estuviera fuera de Buenos Aires. Según el gobierno

Bonaerense una vez desaparecido el Rey, la soberanía recaía en el pueblo, y por tanto, como Buenos aires había sido capital del virreinato debía adoptar aquel lugar vacío. La verdadera cuestión se basaba en las diferencias entre autonomía provincial y centralismo porteño.

** La Batalla de Las Piedras fue la primera victoria que obtuvieron los Orientales contra los españoles.

Del apogeo a la derrota

La revolución que tuvo como principal caudillo a Artigas encontró su punto más álgido en 1815. Sus principales ideas se expandieron por varias provincias del Río de la Plata, que decidieron alejarse de Buenos Aires y aliarse bajo el sistema de los pueblos Libres. Artigas ofició como su protector mientras que la rivalidad con los porteños crecía cada vez más. Sin embargo, los orientales tuvieron que enfrentarse a dos bandos: mientras luchaban contra Buenos Aires también debían pelear con los portugueses que habían invadido el territorio de la provincia en 1816. Cuatro años después Artigas sufrió su mayor derrota. Algunas provincias abandonaron el artiguismo y las tropas cayeron ante la fuerza portuguesa. El jefe de los orientales se retiró a Paraguay para rearmar el ataque pero nunca regresó.

Una segunda etapa

La revolución iniciada en 1811 culminó en 1820 con la derrota del artiguismo. La Provincia Oriental quedó en manos del imperio de Portugal. Sin embargo, algunos orientales no se resignaron a perder el territorio y organizaron nuevos levantamientos contra los lusitanos. En 1825, luego de desembarcar en la playa de La Agraciada y organizar un gobierno representativo, la asamblea declaró la independencia el 25 de agosto.