Los Bosques

Lunes 13 julio , 2015

Existen tres tipos diferentes de bosques alrededor del mundo, de acuerdo a las tres grandes zonas de insolación : TROPICAL, TEMPLADA O FRÍA, en la que se desarrollan: el bosque tropical o selva, el bosque templado y el bosque frío o taiga.

El bosque tropical: la selva. Se desarrolla en la zona tropical, en las regiones próximas a la línea del Ecuador. La más extensa es la selva Amazónica, en América del Sur.
También forma parte del paisaje de África, Asia y Oceanía. En estas zonas las temperaturas son muy altas durante todo el año, las lluvias anuales son muy abundantes y existen pocas variaciones de temperatura durante el día y la noche, y de un mes a otro. Este clima cálido y húmedo produce gran diversidad de especies, donde destacan enormes árboles de hojas perennes que sirven de sostén a muchas enredaderas trepadoras y a una variedad de plantas que crecen adheridas a los árboles. Abundan los pájaros y miles de especies de insectos, muchas clases de mamíferos, como gorilas, chimpancés, orangutanes, murciélagos, perezosos, jaguares, leopardos y tigres. También es el háitat de ranas, serpientes y lagartos.

El bosque monzónico: Se extiende por las regiones del clima monzónico (se encuentra entre los 5º y los 25º de latitud) del Sur, Sureste y Este de Asia, en las que se alternan periodos húmedos con periodos muy secos. Los vientos monzones soplan la mitad del año desde el océano y la otra mitad desde el Norte del continente, trayendo consigo o bien abundantes precipitaciones, o bien sequías. Son bosques menos frondosos y con menos biodiversidad que las selvas.

El bosque templado: Se extiende por las zonas templadas del planeta, en América del Norte, gran parte de Europa y Asia Oriental. Estas regiones se caracterizan por contar con abundantes precipitaciones, distribuidas a lo largo del año, y cuatro estaciones bien definidas (veranos cálidos e inviernos templados). La mayoría de los árboles son caducifolios, es decir pierden sus hojas en otoño. Los más comunes son robles, arces, hayas, olmos, castaños, avellanos, abedules y fresnos. Como los rayos del sol atraviesan las altas copas de los árboles, se desarrolla otra capa de árboles por debajo, así como abundantes arbustos, helechos y flores silvestres.
Este bosque es el hábitat de osos, ciervos, lobos, águilas reales, comadrejas, mapaches, ardillas, zorros, linces, lirones, jabalíes y variedad de aves.

El bosque frío o taiga: Se encuentra en la zona fría de América del Norte, Asia y Europa, al Norte de los bosques caducifolios y al Sur de la tundra. El clima en estas regiones es muy riguroso: seis meses de frío intenso y nieve (invierno) y otros seis meses templados (verano). La precipitaciones son más escasas que en los otros bosques. La mayoría del los árboles son de hoja perenne, es decir conservan su follaje verde durante todo el año. La mayor parte de la taiga está cubierta por coníferas (pinos, abetos, cedros, piceas y alerces) pero también hay otros árboles, como abedules, sauces y álamos. En estos bosques habitan el oso pardo, el lobo, el zorro, la marta, el visón, la comadreja, el reno, el ciervo y el arce.

EL IMPACTO DE LA ACCIÓN DEL HOMBRE
Al talar lo árboles y utilizar la tierra para la siembra de cultivos, el suelo rápidamente comienza a perder su fertilidad, estrechamente ligada a la vida de las plantas. El Sol reseca el suelo pelado, el viento y las lluvias fuertes terminan de arrastrar los nutrientes, convirtiéndolo en un terreno desértico, inservible. Una vez deteriorado el equilibrio del ecosistema, el bosque destruido no vuelve a crecer. Es por ello que si bien el Hombre ha sembrado en grandes extensiones de bosques, muchos  de estos terrenos terminaron por agotarse, convirtiéndose en zonas desérticas.