¡Una ternurita!

Miércoles 19 Septiembre , 2018

Si buscas un animalito que te acompañe y lo quieres suave y tierno, piensa en un conejo. Son buenos amigos y se acomodan en poco espacio.

Como un peluche

Son suaves, “algodonados”, parecen peluches. Pero no olvides que no son juguetes y necesitarán cariño y cuidados básicos. Debes ponerle un nombre, se acostumbrará al escucharlo y responderá por él.

¿Dónde dormirá?

Ellos necesitan una jaula, será su casa así no anda libre por la casa. Debe tener espacio para moverse y sentirse cómodo. Si lo prefieres libre la jaula puede ser más pequeña. No le puede faltar agua fresca, hierbas para masticar, juguetes de madera y un arenero para sus necesidades.

Los conejos son muy inteligentes, no como en los dibujos animados. Aprenden lo que pueden hacer, lo que no y donde hacer “pis y caca”.  Se adaptan rápido a su entorno.

¿Sabías que, los conejos no transmiten enfermedades al ser humano? Son silenciosos, no molestan, son muy cariñosos. Cuida no pisarlos cuando sea pequeño.

Si viven en jaula, debes sacarlo de ahí todos los días un rato y juega con él

Elige bien su raza, algunos son chicos y otros muy grandes para un apartamento. No comen cualquier cosa, son buenas las verduras o alimento balanceado, su aparato digestivo no está apto para comida casera.

¿Sabías que, no debes dejarlos sueltos ni sin control? Roerán todo lo que encuentren, necesitan desgastar sus dientes.   

Cuida su esqueleto, es muy delicado. Aunque es herbívoro, el perejil le hace muy mal y puede intoxicarse.