Historias de Piratas: Barbanegra

Lunes 2 enero , 2017

Edward Teach, más conocido como Barbanegra, fue uno de los piratas más famosos de la historia y uno de los más temidos de su tiempo.

A bordo de su barco, el Queen Anne’s Revenge (“La venganza de la Reina Ana”), surcó la costa occidental de África y el Caribe atacando a otros barcos de diversas nacionalidades y, a pesar de que sus aventuras no duraron mucho más que un año –entre 1717 y 1718–, éstas fueron tan intensas y notorias que marcaron para siempre la historia de la piratería y lo convirtieron en la figura misteriosa y fascinante.

Su temible aspecto

Impresionaba por su elevada estatura y una imagen impactante: le gustaba mostrarse en público tocado con un aparatoso tricornio con plumas y armado con varias espadas, cuchillos y una pistolera con tres juegos de pistolas de diversos calibres. Además impresionaba su poblada barba oscura con mechas de cañón que le colgaban y  que encendía cuando entraba en combate. Quienes le vieron luchar decían que se parecía al diablo, con su terrorífica mirada y una nube de humo en torno a la cabeza. En ese sentido, fue el verdadero inventor del look pirata.

Sus comienzos

Se inició de marinero muy joven y en los años de la Guerra de Sucesión española (1700-1713) navegó en barcos corsarios por aguas del Caribe, cerca de Jamaica. En algún momento se unió a la tripulación del pirata británico Benjamin Hornigold, quien se retiró en 1716 aprovechando una amnistía del gobierno inglés a los corsarios. Entonces Teach tomó el mando y con su barco, el Queen Anne’s Revenge, saqueó a fondo el Caribe y la costa atlántica de América del Norte durante dos años.

Su táctica

Consistía en perseguir barcos mercantes y encaminarlos a canales de navegación peligrosa que él conocía bien, para abordarlos y apoderarse de todos los objetos de valor, comida, licor y armas que llevaran.

Por ese procedimiento, Teach y sus hombres capturaron seis navíos y derrotaron al buque de guerra de la Royal Navy Scarborough, que iba armado con 30 cañones. Gracias a la poderosa flota que reunió en la costa atlántica de Norteamérica, Barbanegra estableció varios refugios piratas en Bahamas, Carolina del Sur y Carolina del Norte, a cuyo gobernador Charles Eden pagaba regularmente a cambio de impunidad. En mayo de 1718, Teach protagonizó una de sus acciones más sonadas al bloquear el puerto de Charleston con el Queen Anne’s y otros cuatro bajeles, cercar la ciudad y secuestrar a varios ciudadanos prominentes, por cuya libertad pidió un rescate insólito: una caja de medicinas. Cuando la recibió, Teach liberó a sus prisioneros y se hizo a la mar. Al parecer no era tan temible como decía su leyenda.

Fin de fechorías

Ante las fechorías de Barbanegra se pidió ayuda al gobernador de Virginia, que envió en su persecución dos balandros al mando del teniente Robert Maynard. Este alcanzó a la flota pirata junto a la isla de Ocracoke el 2 de diciembre de 1718, cuando la mayoría de la tripulación de Barbanegra estaba en tierra. Los hombres y cañones de Maynard superaban a los piratas en proporción de tres a uno, que salieron derrotados en el desigual combate.

Barbanegra fue baleado y decapitado.

Fuente: muyhistoria.es

Más información: 10 curiosidades sobre Barbanegra