Cómo proteger tus ojos del sol

Jueves 16 febrero , 2017

Todos sabemos que el Sol es sinónimo de vida en nuestro planeta, pero también es necesario cuidarnos  mucho de sus potentes rayos para mantener nuestra buena salud.
Es necesario utilizar lentes con filtros adecuados para proteger nuestra vista del Sol.
Los filtros protectores que se incorporan en los cristales de los lentes de sol, se utilizan para proteger nuestros ojos de las radiaciones solares dañinas, así como para reducir la fatiga ocular y mejorar la percepción visual.
Para elegir el tipo de filtro adecuado hay tener en cuenta tanto el nivel de iluminación ambiente así como la sensibilidad al deslumbramiento de la persona que lo va a utilizar.

Radiación solar

De todas las radiaciones procedentes del sol, las que pueden tener un mayor efecto sobre nuestros ojos son:
* La radiación ultravioleta
* La radiación visible
* La radiación del infrarrojo
Tanto la radiación ultravioleta como la del infrarrojo son invisibles para el ojo humano, esto hace que sea necesario protegernos frente a ellas, ya que nuestros ojos no las detectan.
Disponemos de mecanismos naturales de protección, tales como la contracción de la pupila y el cierre de los párpados, sin embargo, estos mecanismos sólo se activan cuando la radiación visible es intensa, pero no detectan las radiaciones invisibles.

Clasificación de los filtros solares:
La Norma Europea sobre lentes de sol (UNE) establece una clasificación de los filtros solares en cinco categorías, determinando para cada una de ellas la absorción que deben proporcionar estos filtros frente a la luz visible y la radiación ultravioleta (UVA y UVB).

Categoría 0: Filtros con una transmisión entre el 80 % y el 100 %, es decir, dejan pasar a su través al menos un 80% de la luz visible. Se emplean como protección en ambientes exteriores con poca luz y también pueden ser utilizados en interiores por personas que padezcan fotofobia.

Categoría 1: Filtros cuya transmisión se encuentra entre el 43 % y el 80 %. Pueden ser lentes fotocromáticas o ligeramente coloreadas. Estos filtros resultan aconsejables para utilizarlos en ciudad.

Categoría 2: Filtros con transmisiones entre el 18 % y el 43 %. Su utilización está recomendada para la práctica de deportes tales como: bicicleta, correr, etc…

Categoría 3: Filtros con transmisiones de la luz visible entre el 8 % y el 18 %. Es aconsejable su utilización durante el verano en zonas muy soleadas, así como en la playa y la montaña

Categoría 4: Son filtros que poseen una transmisión entre el 3 % y el 8 %. Estas lentes son las adecuadas para zonas de alta montaña, la práctica del esquí y deportes acuáticos. Debido a la baja transmisión que presentan estas lentes, su uso está desaconsejado en la conducción de automóviles.

COMPARTE ESTA INFO CON TU FAMILIA PARA QUE LOS ADULTOS TOMEN LAS MEDIDAS NECESARIAS  Y ¡A DISFRUTAR DEL VERANO!