El Aparato Excretor

Lunes 14 agosto , 2017

Lo que sirve se guarda y se usa cuando sea necesario. Lo que no ¡se desecha!

Esta es la tarea de nuestro Aparato Excretor, formado por un conjunto de órganos que se ocupan de la eliminación de desechos y sustancias tóxicas.

Cuando las micciones superan los 2 litros diarios se llama poliuria. Si están por debajo es oliguria, menor a 500 ml al día. La ausencia total de secreción urinaria se llama anuria.

Su ausencia, escasez o abundancia exagerada marca alguna deficiencia del sistema urinario.

Se llama micción a la evacuación de orina que hace la vejiga a través de la uretra.

Composición y tareas

Lo forman el aparato urinario, pulmones, piel, hígado e intestino grueso o colon. Cada uno de ellos cumple una función diferente y juntos nos mantienen saludables y en equilibrio.

Luego que los alimentos son digeridos por el aparato digestivo, absorbidos y transportados al sistema circulatorio para ser utilizados por las células, se generan productos de desecho que se eliminan del organismo gracias al aparato excretor.

EL APARATO URINARIO HUMANO

Está formado por riñones, vejiga y vías urinarias. Los riñones son dos órganos secretores, con forma de poroto, color café, ubicados a ambos lados debajo de la cintura. Producen la orina y limpian la sangre que les llega. La vejiga urinaria es el saco membranoso donde se acumula la orina procedente de los uréteres hasta el momento de su expulsión. Está ubicada en la parte superior de la pelvis, detrás del pubis, delante del recto en el hombre y del útero en la mujer. Su capacidad es de unos 350 ml. La uretra es el conducto a través del cual se elimina la orina. Cuando se relaja la vejiga y se contrae el esfínter uretral, se produce la micción.

Orina y vejiga

La orina es el líquido de color amarillo claro compuesto por agua, sales minerales y sustancias tóxicas para el organismo, como urea y ácido úrico. Se expulsa por las vías urinarias. Durante las micciones intervienen factores personales como: hábitos, estado psíquico -alegría o tensión- y el consumo en mayor o menor medida, de bebidas. Cuando la vejiga está vacía, su pared  superior se contacta con la inferior. Cuando está llena toma una forma ovoide. Justo en el lugar donde la vejiga se comunica con la uretra, hay un músculo circular o esfínter, impide la salida involuntaria del líquido. Además de estas fibras lisas hay otras estriadas que ayudan a retener, de forma voluntaria, la orina. Los uréteres son conductos colectores que recogen la orina a la salida del riñón. Un hombre emite durante un día 1.500 cm3 de orina,  aproximadamente.

¿Cómo trabaja?

Por medio de la arteria renal la sangre sucia con sustancias tóxicas llega y entra a los riñones. Allí recorre una larga red de pequeños vasos capilares que trabajan como filtros.

Atrapan los desperdicios transportados y son retenidos en el riñón. A partir de esto se forma la orina para eliminarla. Luego la sangre sale limpia del riñón por la vena renal, sin urea ni ácido úrico. Sin embargo, aún tiene dióxido de carbono, luego pasa a la vena cava y sin impurezas, va al corazón.

Intestino grueso o colon
Ubicado en la última parte del aparato digestivo, interviene en el aparato excretor. El colon toma del intestino delgado el alimento digerido, quimo, y pone fin a la absorción.
A partir de ahí lo convierte en heces para ser excretadas. Cuando las heces no son defecadas, se vuelven duras y causan  estreñimiento, muy perjudicial para la salud.

Los pulmones
Son los órganos protagonistas del aparato respiratorio, ellos ponen en contacto el oxígeno que aspiramos por la nariz con la sangre y la transportan a los tejidos. El dióxido de carbono
que se produce es descartado por la sangre en los pulmones. Luego, este sale por las fosas nasales o la boca.

El Hígado

EL hígado también participa en la labor del aparato excretor. Sus células hepáticas cumplen sistemas químicos complejos, hacen más fácil la función de todo el organismo, sintetiza proteínas y modifica las grasas en Carbohidratos.

La piel

Es lo que nos recubre, pero también es otra vía de eliminación de desechos de nuestro cuerpo, funciona de forma permanente. Su extensión total es de casi 2 m2. Cuando transpiramos para enfriarnos, la piel desprende sustancias tóxicas que llamamos sudor. El sudor es un líquido claro de sabor salado, compuesto por agua y sales minerales. Es segregado por las glándulas sudoríparas  situadas bajo la piel de todo nuestro cuerpo, pero que en especial están en la frente, palma de las manos, planta de los pies y axilas. La cantidad de sudor no es siempre la misma, lo regula el sistema nervioso. El sudor sale por unos pequeños orificios de la piel llamados poros.

Aparato excretor como regulador

Cuando hablamos de excreción pensamos en la eliminación de productos de desecho. Sin embargo, esa es solo una de sus funciones.

La excreción es además un sistema regulador del medio interno, determina

la cantidad de agua y sales que hay en el organismo en cada momento, y expulsa el exceso de modo que se mantenga constante la composición química y el volumen del interior. Esto se llama homeostasis. Así, los organismos vivos aseguran su supervivencia frente a las variaciones ambientales.

Buen funcionamiento y cuidados

Si consumimos alimentos saludables, bebemos suficiente líquido para que los riñones hagan bien su trabajo, practicamos ejercicio físico para que nuestra piel transpire y mantenemos una correcta higiene corporal, cuidamos a diario el buen funcionamiento de nuestro aparato excretor.