¿Zurdo o diestro?

Jueves 9 Agosto , 2018

Desde 1992 cada 13 de agosto se celebra el Día Mundial de los Zurdos. Lo impulsó el “Club de los Zurdos”, para tomar conciencia de esta condición en un mundo hecho para diestros.

Investigaciones recientes indican que es la médula espinal y no el cerebro como se creía, la que determina qué mano usamos para valernos en la vida, si la izquierda o derecha.

Cerebro derecho

En ellos predomina el uso lateral del cerebro derecho, al contrario que en los diestros. Al 15 % de los niños zurdos les costará adaptarse si los adultos que lo rodean no atienden o no entienden sus necesidades.

¿Sabías que, Aristóteles, Chaplin, Goethe, Beethoven, Einstein, Neil Armstrong y muchos otros genios, están en la larga lista de zurdos históricos? Y más cerca en el tiempo están Bill Gates, Leo Messi, Barack Obama y Paul Mac Cartney, entre otros.  Leonardo da Vinci era ambidiestro. Escribía con ambas manos.

Los niños zurdos tienen gran talento artístico, el hemisferio derecho manda sobre el izquierdo e incide en creatividad, imaginación o desarrollo de ideas.

Los zurdos son precoces en Matemáticas, hay quienes afirman que tienen mayor capacidad para esta ciencia y son más hábiles para armar rompecabezas.

La lateralidad definitiva llega alrededor de los 7 años. Antes, niños y bebés usan una u otra mano, indistintamente.

¿Con qué mano?

Tu lateralidad será visible al empezar a escribir. Si tomas y manejas el lápiz con una mano, no dudes que es esa la que usarás, derecha o izquierda.

¿Sabías que, nuestra lateralidad indica que es nuestro cuerpo el que decide qué lado predominará en lo que hagamos? No permitas que elijan con qué mano vas a escribir. Si cedes podrías confundirte mucho, hasta podría interferir en tu desarrollo y aprendizaje.

No solo será para la mano elegida, ojos, oídos y piernas también pasan por este proceso de dominio al actuar.

En clase, el niño zurdo escribe y lee en espejo, no sigue la dirección izquierda-derecha, sus movimientos son contrarios y espontáneos, derecha-izquierda. Hace trazos inseguros, distorsiona ángulos de figuras geométricas y los invierte. Necesita orden y orientación para interpretar bien su tarea.